Llámanos! 640 13 66 22
es Español
Te llamamos

    Viajes de larga duración 2: Estancia y actividades.

    Grandes ciudades = Problema de aparcamiento. En ciudades como París, Ámsterdam, Roma o Belgrado, el estacionamiento es difícil de encontrar y caro. Lo más probable es que haya tráfico y circulación densa y eso puede acabar con la paciencia de cualquiera. Personalmente si puedes, evítalo. Como alternativa, puedes buscar una zona para acampar o estacionar que se encuentre bien comunicada con el centro, aunque quizás algo alejada, e ir en transporte público. Así evitarás gastos y la conducción caótica de las ciudades.

    Aunque la mejor parte de viajar en una camper o furgoneta GV es acampar y dormir en un lugar pintoresco y despertarse con una vista increíble, esto puede resultar caro. Si no quieres despilfarrar el dinero, no te obsesiones con buscar un lugar hermoso para acampar cada noche. Ya sabemos que estos lugares pintorescos nunca son baratos.

    Con un poco de planificación puedes ahorrar mucho en los destinos para dormir. Cuando sea posible, intenta dormir sin gastar estacionando (que no acampando) en lugares gratuitos como en aparcamiento de zonas comerciales o en lugares tranquilos. Calcula la autonomía de tu furgo y cuando haya que hacer recargas de líquidos aprovecha para dormir en campings o en áreas de autocaravanas donde este servicio está incluido. Para esta tarea resultan muy útiles algunas Apps.

    Si tienes la posibilidad, viaja fuera de las tradicionales fechas vacacionales. Si eres uno de los privilegiados gastarás mucho menos en dormir. Ya sabemos que las tarifas de las áreas camper o campings son más baratas, pero lo mejor es que es fácil encontrar sitio en las parcelas gratuitas que muchos pueblos y ciudades reservan para las furgos y autocaravanas.

    Ahorra dinero también en la comida. No lleves demasiada para evitar tener que tirar nada. Cocina tus propios platos, compra productos locales frescos y cocina comidas épicas para que tu viaje sea memorable. Personalmente en comida es donde más caprichos me doy. Alternar comidas más baratas con pequeños lujos no hace que el presupuesto total del viaje se dispare y probar las delicias locales siempre resultar altamente placentero y enriquecedor.